NEO BLOG

¿Por qué comemos cuando estamos tristes? Respuestas a la nutrición emocional

18/02/13 POR NEOVITALHEALTH | DEJA UN COMENTARIO
¿Por qué comemos cuando estamos tristes? Respuestas a la nutrición emocional

La comida puede reconfortar a algunas personas. Sin embargo, los expertos no habían podido definir por qué recurrimos a los alimentos grasos o dulces cuando nos sentimos tristes. Un nuevo estudio revela que la sensación de tranquilidad al comer ciertos alimentos se produce por la relación directa entre cerebro y estómago. Las hormonas en nuestro estómago se comunican directamente con el cerebro, provocando una sensación placentera.

Siempre se ha pensado que la relación entre la comida y las emociones está en la experiencia: el sabor, el olor, la textura, las sensaciones e incluso los nutrientes. Por ello, se creía que los recuerdos asociados a ciertas comidas eran la razón de la “alimentación emocional”.

Sin embargo, el estudio eliminó el elemento subjetivo. 12 participantes voluntarios —sanos y con un peso normal—fueron alimentados, mediante una sonda gástrica, con dos tipos de comida directamente a su estómago, sin revelarles el contenido: una solución salina de control y una solución con ácidos grasos, ya que a  menudo los alimentos que se ingieren para sentir bienestar contienen altos niveles de grasa.

Luego, los investigadores indujeron sentimientos de tristeza en los participantes. Una encuesta entre los voluntarios sobre su estado de ánimo reveló que percibían  más tristeza después de recibir la solución salina que después de la solución grasa.

Imágenes de resonancia magnética capturadas durante el experimento reflejaron estas apreciaciones. La solución grasa redujo la actividad en partes del cerebro relacionadas con el sentimiento de aflicción.

Este es de los primeros estudios que demuestra que el efecto de la comida en el ánimo es independiente de los estímulos placenteros.

El efecto emocional de la alimentación ayudó a los seres humanos a sobrevivir cuando la comida era escasa y batallaban para encontrarla. Sin embargo, la utilidad de este proceso podría estar superado, en un entorno donde hay alimentos disponibles en casi cualquier lugar, lo que podría estar conduciendo a problemas de obesidad y desórdenes alimenticios.

En la editorial que acompaña al estudio se plantea la posibilidad de que las personas obesas sean más resistentes a las señales emocionales provenientes de la comida que las personas delgadas.

¿ Compartimos ?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja tu comentario

Nombre

E-mail

Comentario



Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar