Plantas medicinales

Una planta se considera de uso medicinal cuando contiene sustancias específicas que son beneficiosas para nuestro organismo. De esa manera, no sólo nos nutren frente a carencias propias de nuestra alimentación o nuestro estilo de vida, sino que aportan elementos que nos ayudan a vivir más saludablemente.

Purificador de la sangre. Antiséptico general.

Dispepsias digestivas. Colesterol. Diurético

Protector hepático, antioxidante. Reducción de la acumulación de colesterol en la sangre.

Varices y piernas cansadas. Hemorroides

Diurético (en casos de hipertensión y sobrepeso).

Resfriados, catarros. Infecciones respiratorias

Insuficiencia cardíaca leve. Alteraciones de las funciones cardíaca o circulatoria.

Sobrepeso. Saciante. Antienvejecimiento cutáneo.

Insuficiencia circulatoria (mejora el flujo sanguíneo en el cerebro). Vértigos y mareos.

Dolor articular. Patologías reumáticas

Diurético. Infecciones urinarias.

Intranquilidad. Relajante. Dificultad para conciliar el sueño.

Inflamaciones e infecciones de las mucosas. Desequilibrios hormonales femeninos

Estimulante del SNC. Antioxidante. Quemagrasas.

Inflamaciones y dolores osteoarticulares.

Tensión, ansiedad e irritabilidad. Insomnio moderado de origen nervioso.



Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar